El baño es la zona para la higiene de todos los miembros de la familia y por ello es muy importante que prestemos especial atención durante la limpieza del mismo. El inodoro desinfectado, el lavabo debidamente higienizado, las mamparas de baño bien repasadas, los azulejos relucientes, el suelo sin una gota de agua…  Sin duda, a la hora de mantener limpio el baño son varios los elementos que debemos mantener a raya de polvo, manchas y humedad. 

Para ayudarte hoy hemos optado por ofrecerte varios consejos útiles y muy simples centrados en los sanitarios y la mampara de baño. ¡Vamos a ello! 

Sanitarios, lavabo y mamparas de baño libres de cal 

Los sanitarios son quizá aquella pieza que más quebraderos de cabeza nos trae, ya que a veces la limpieza no es suficiente y es aconsejable una buena desinfección. Para ello, te recomendamos que los desinfectes cada pocos días. La limpieza interior puede hacerse con agua y bicarbonato semanalmente, que ayudará a evitar malos olores y desinfectará adecuadamente. Para asegurar una mayor desinfección conviene además que dejemos actuar esta mezcla durante 60 minutos aproximadamente.

Para el exterior, disponemos de lejía y de un gran número de productos de limpieza que ayudarán a desinfectar bien la superficie, la tapa y la pieza en general. Nos aseguraremos de limpiar los huecos y recovecos bien para evitar la formación de suciedad antes de ponernos con la mampara de baño y el lavabo.

Nuestro siguiente objetivo serán las mamparas de baño. Para las mamparas de baño escogeremos un pulverizador con vinagre blanco diluido en agua y aplicaremos el producto por zonas. Seguidamente, lo esparciremos con un paño y lo secaremos con un trapo seco. La ventaja frente a otros productos de limpieza es que esta solución no solo limpia adecuadamente, sino que también aporta mucho brillo. 

Lavabo baño

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en el mantenimiento de las mamparas hemos de combatir dos enemigos: la cal y la humedad. Los productos que se comercializan suelen dar un resultado óptimo, al igual que el truco que acabamos de explicar sobre el agua con vinagre. Si estás cansado o cansada de frotar en círculos y el exceso de cal no desaparece, puedes recurrir a la artillería pesada: amoníaco rebajado con agua. Eso sí, debido a que se trata de un producto bastante agresivo es importante que te asegures de que el baño tiene buena ventilación y te protejas con unos guantes de plástico durante su aplicación.

Para la limpieza del lavabo utilizaremos un producto especializado o bien una mezcla de agua con limón o con vinagre blanco. Además el limón puede aplicarse también sobre la cal acumulada en la mampara de baño. 

Cuando hayas terminado con la mampara de baño, el lavabo y el sanitario, tocará dar un repaso a los muebles de baño y el resto de mobiliario. Para mantener más tiempo limpio todo, aprovechamos también para darte algún consejo muy útil. 

Trucos para mantener el baño limpio más tiempo 

Si te acabas de duchar, es el mejor momento para limpiar ese vidrio lleno de vaho. Deja la mampara de baño abierta y, mientras sale todo el vapor de agua, dale un repaso con un paño o un trozo de papel de periódico. Lo mismo puedes hacer con el espejo. 

Ante todo recuerda que cuando realizas una limpieza a fondo, el bicarbonato o el alcohol diluido pueden ser grandes aliados en la limpieza de azulejos. Lo importante es mantener el aseo bien ventilado y secarlo adecuadamente para prevenir la formación de hongos.

Y en caso de que detectes problemas de goteo en algún grifo actúa de inmediato para evitar que el problema vaya a más. El goteo viene de las juntas: solo tienes que desenroscar el embellecedor y cambiarlas. La limpieza la puedes realizar con un cepillo pequeño que cubra todos los rincones, que puedes reservar también (tras una correcta limpieza) para otros puntos muy concretos y de difícil acceso de la mampara de baño o los grifos de la bañera, por ejemplo.

Mampara Badebaño